viernes, 29 de junio de 2007

Hoy sí... lo pongo en palabras...


¿Cómo sostener lo que pareciera inexistente y que aunque pesa no se quiere dejar? ¿Cómo voltear la mirada cuando lo que se descubrió fue realmente hermoso, digno de mirar una y otra vez, y de tenerlo cada vez más cerca? ¿Cómo abandonar lo que se desea? ¿Cómo poder hacer palpable lo que pareciera taan distante, de otra dimensión? ¿Cómo ocultar lo que con gran trabajo se logró destapar? ¿Cómo lo que es un gran salto en tu camino se convierte en tu peor pesadilla? ¿Cómo lo que podría hacerte volar se esfuma entre las sombras?

2 comentarios:

wílliam venegas segura dijo...

La mirada no hay que voltearla si no se quiere voltear, pero la mirada debe ser siempre de cada quien. Nunca hay que abandonar lo que no se quiere abandonar, pero uno debe tener el control de los sentimientos. Siempre hay que ir al encuentro de lo que se desea, porque tal vez no haya otra ocasión. Qué dicha que vuelven tus letras, metamorfosis, cambio en el cambio, donde solo existe el movimiento. Ver tu rostro en mi blog lo vuelve más coqueto e inteligente.

Literófilo dijo...

¿Cómo responder todas esa preguntas? ¿Cómo?