domingo, 1 de julio de 2007

Sobre la ausencia-presencia del amor...

Un par de extractos del libro "Ella" de Jacques Sagot. Gracias Raúl por presentarme este libro... en qué momento llega a mis manos, eh?


Hablar con el silencio




- "Amor..."
- "..."
-"¿Estás conmigo?"
- "..."

- "¿Te desangras quizás en la tinta que mi pluma golosamente dilapida? ¿No será lo que escribo otra cosa que una negra hemorragia sin fin? Poco importa. Después de todo, uno siempre escribe con sangre. ¡Y a quién se lo estoy diciendo!"
- "..."
-Lo que daría por oír nuevamente tu voz! ¡Una palabra tan solo... mi nombre!"

-"Di mi nombre, amor, y dame con ello la vida."
- "..."



Elogio de la locura



Mi amor es insólito, absurdo, mórbido, imposible... es decir, verdadero. No existen las pasiones saludables. Quien dice amor dice delirio, exceso, locura. Que me perdone Charles Bovary, pero todo lo demás es mero trasiego de soledades.

Porque la locura es mi bien supremo, porque en ella te pertenezco completa, irrestrictamente, por eso quiero hoy dedicártela. Así pues, y con el permiso de don Antonio Machado: ¡A ti, amor, esta locura mía!

6 comentarios:

wílliam venegas segura dijo...

Le recomiendo un libro epistolar extraordinario, de Goethe (muy distinto a su Fausto). Se trata de "Wherter". Cuánto deja en nuestro ánimo y nada en nuestra racionalidad, para qué esta. También entenderías lo que ese ícono fotográfico puede despertar en otro (como yo). También creo que es bueno visitar el blog de Matilde, en México, lo leo, extraorinario: el de los espacios o realidades paralelas, por ahí tienes que haber visto sus letras azules: Matilde. Están en mi blog. También está una denuncia importante de Marta Ávila, de danza, a la que le puedes llegar por mi blog. Nos vemos. No olvides: Wherter.

Literófilo dijo...

Si buena recomendación la de William.

Vanessa Soldevilla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vanessa Soldevilla dijo...

Ah! la locura del corazón. Supongo que las locuras compartidas son locuras felices,... aun en la interlocución con el silencio.

JOe dijo...

Compañera... como bien sabemos, Sagot llega siempre en los momentos precisos (incluso pareciera que esta en sintonía nuestra)ahondando en el alma turbia... o simplemente en el alma
apasionada dejando demencia.

EstefaniaV dijo...

preciso de ese libro.
saludos!