miércoles, 9 de abril de 2008

Sicko

Me aterra pensar que hacia eso vamos, que algún día llegaremos a ese lugar: el de colocar la seguridad social en función del dinero, de tus ingresos, de tus posibilidades económicas.
Esta película de Michael Moore nos hace pensar -a los que aún no estamos en ese lugar- si es ese modelo gringo el que queremos imitar...

Cuando leo en los periódicos la forma en que los ticos nos endeudamos ahora, a pesar de no poder asumir la deuda con responsabilidad, cuando veo a gente cercana comprar cuanto aparato nuevo salga al mercado, cuando pienso en la cantidad de personas involucradas en este estilo de consumismo y las oigo decir: "Yo voté a favor del TLC porque ya estoy cansada de ver los mismos productos en el supermercado"; me preocupa que busquemos comercializar también nuestra "seguridad social". Y lo encierro entre comillas porque en caso de que así sea, ya no existiría tal seguridad...

Leo diariamente en los periódicos que aseguradoras entrarán a nuestro país a competir con el INS, pero el INS no puede vender sus servicios fuera del país; que entrarán empresas de afuera a ofrecer el servicio prepago de telefonía celular porque éste no se ofrece en el país -y lo mencionan dándole una connotación negativa- pero no se dice que Costa Rica no ha urgido de este servicio porque hasta ahora personas de todas las clases sociales han tenido acceso a la telefonía celular.

Y lo mismo digo para los servicios médicos: en Costa Rica existe el seguro médico administrado por la Caja Costarricense del Seguro Social, y por lo tanto, cada persona paga de acuerdo a sus posibilidades y recibe servicios de acuerdo a sus necesidades. Que hay que hacer fila, que hay que mejorar su operatividad para que no me asignen la cita de una operación o un examen diagnóstico mucho tiempo después como en algunos casos sucede, eso es cierto. Pero también es cierto que acá aún no he visto que se deje de atender a un paciente porque su seguro no cubre su necesidad o porque es extranjero o porque no tiene trabajo. Existen incluso pensiones de régimen no contributivo.

No somos Francia ni Inglaterra, no somos un país de primer mundo, y sin embargo, hemos buscado sostener una seguridad social que nos cubra a todos los que vivimos en este país. Habrá que hacer mejoras, eliminar trabas, denunciar negocios sucios... pero nunca dejar a un lado la solidaridad y el bien común.

4 comentarios:

Tomás Goic dijo...

Tienes toda la razón en lo que dices pero por desgracia como hacerles entender eso a los políticos neo liberales “Aristas” sobre eso? Es como tratar de convencer a un perro que en vez de ladrar se ponga a maullar. Los intereses particulares por esos negociazos están por encima del bien común, ellos solo pueden olfatear el olor a billetes nuevos, ver el color verde de los dólares, sentir el relieve de la imprenta en la cara de algún ex presidente gringo, escuchar el “chin chin” de sus cajas registradoras y saborear sus ganancias, es decir tienen sus 5 sentidos en hacer el mejor negocio para ellos.

justneon dijo...

A veces pienso que el principal problema del ser humano es la pérdida de perspectiva.
Yo no creo que como sociedad, a los estadounidenses les parezca razonable dar prioridad al negocio sobre la salud, o más bien, en convertir la salud en negocio. Sin embargo creo que es parte de su realidad precisamente porque nadie se hace las preguntas indicadas. Qué es seguridad social? Qué propósito cumple? Para qué se creó en un principio?
El valor del dinero fue acaparando cada vez más esferas hasta llegar a reinar sobre principios fundamentales como la solidaridad.
"Every man for himself" debería ser el lema de una sociedad que se ha desconectado tanto de su parte humana, donde la gente ya no piensa en su vecino y prácticamente todo es mercancía.
No hay que inventar nuevos valores ni principios, basta con acordarse de un tiempo no demasiado lejano, donde el bien común era el fin de vivir en sociedad, y en el cual el dinero era un denominador común para el intercambio, no la fuente de poder individual que es hoy.
Yo propondría mandar a todo el mundo a vivir un mes en una montaña, con los otros como recurso principal, para ver si se acuerdan que sin los demás no se puede sostener nada, y que al final, las cuentas bancarias son sólo numeritos en una tarjeta.

Crisálida dijo...

Muy buena indicación... totalmente de acuerdo!

El pasajero dijo...

Sólo oir el tema de la privatización según modelo eeuu y me pone nervioso.
Creo que es un sistema que sólo funciona para la gente cuando todo va bien.
Los regimenes comunistas totalitarios anteponían al conjunto frente al individuo.
El sistema capitalista antepone el individuo frente al conjunto, pero no a cualquier individuo solo a los elegidos...por eso ninguno de los dos me gustan.
Ojala en España pueda seguir el módelo que tenemos y ojala allí pueda mejorarse según un modelo social.