domingo, 8 de abril de 2007

¿Deseada o temida?


A quien con valor una vez dijo: "Quiero intentarlo".
A quien, aunque no pudo sostenerlo, hizo un intento.


Muchos -cual pintura de Picasso- la han conocido, y apreciado, y admirado...
Algunos hablan de deseo y sueñan -de lejos- con estar cerca.
Otros no saben si amarla o temerle.
Hay algunos que se limitan a dar valor y la impulsan a continuar.
Hay también los que prefieren intentar estar sin compromisos, porque para eso mejor "lo viejo conocido que lo nuevo por conocer".

Cuántas cosas secretas se ocultan entre el desear y el intentar... cuántos misterios sin resolver antes de acceder. Del querer al hacer. Y en medio de ambos, un gran abismo.
No todos saltan. No todos se atreven.
No en vano se le escucha decir: "Es que les doy miedo".

1 comentario:

Raul dijo...

Sí… ese brío, el ímpetu de los que van a la guerra,
y regresan con la victoria,
el ocaso de la derrota,
el amanecer de la ilusión…
Sí, comprometeré de nuevo mis besos al alma,
como siempre…
como debe ser…
Sí… que así sea nuestra ilusión,
comulguemos en esencia
y disfrutemos de nuestra piel.