miércoles, 4 de abril de 2007

¿Tendré algo para decir?

"¿Será que tendré suficiente qué decir como para sostener un blog?" Fue mi pregunta antes de atreverme a crear este espacio. Ahora respondo que todos tendremos algo para decir mientras tengamos vida. No importa si hay mil, diez, dos, uno... o ningún lector. Pongo acá mis escritos sabiendo que alguien podría eventualmente leerlos. Y eso da un nuevo significado a lo que hago.

En la cotidianidad es similar: haces y dices aunque no siempre hay un otro que desee escuchar o hacer con vos. Eso no implica que se deba dejar de ser coherente con lo que se cree, o que haya que silenciarse o dejar de actuar, de accionar. Es más, quién quita un quite, y por ahí aparece -porque apoya o contradice- alguien que le interese argumentar, agregar a lo que dices, interactuar con vos...

1 comentario:

Literófilo dijo...

Tenés mucho qué decir, la vida dicen, es un libro eterno de largas pagínas y letras minúsculas. Un besito.